Ronda y Pueblos Blancos

Ronda, la sierra de Grazalema y los pueblos Blancos

Historia, parques naturales y pueblos blancos escondidos

No todo en las provincias de Málaga y Cádiz son playas , en el interior hay un espectacular entorno rural y un ambiente tranquilo y natural, con gente amable y pueblos blancos de gran belleza.

La región es montañosa, con cerros y colinas que van desde la sierra de Grazalema hasta sierra de las Nieves, un terreno accidentado, con pueblos blancos y elevados, con bosques plagados de pinsapos y pinos, montañas con abruptos relieves, barrancos, cuevas y simas, como la del Gems, considerada la tercera del mundo por su profundidad (mas de 1.100 mts) o la cueva del Gato en Benaojan

Podemos seguir cualquier dirección que nos llevara a buen destino, al este Grazalema y su famosa ruta de los pueblos blancos donde hay mucho por descubrir, al oeste Ronda que no es poco y si nos dirigimos al sur los Alcornocales y la costa del Sol, que mas se puede pedir ¡

Ronda: La historia contada sobre monumentos

Hay ciudades que están entre la realidad y la leyenda, Ronda es una de ellas. Ronda pertenece a ese escogido número de ciudades sólo comparables a sí mismas, sin posibilidad de réplica o semejanza con otras, algo que el viajero podrá comprobar en cuanto se adentre en el casco histórico y vea cómo ante sus ojos se abren una arquitectura y un paisaje deslumbrantes, impregnados, además, de una densa carga de historia y leyenda que desdibuja el límite entre la realidad y la fantasía pero que afirma rotundamente la singularidad de Ronda

Ciudad de bandoleros y viajeros ilustres que quedaron fascinados por esta villa, una villa fundada por romanos, aunque antes ya estuvieron griegos y fenicios, y como no, los árabes, que quedaron prendados de las virtudes y Belleza de Arunda ( como se denominaba en aquel momento) en un periodo donde la ciudad creció y se convirtió en una joya. En nuestros días todavía se puede apreciar su trazado y monumentos paseando por el centro histórico.

Ronda es muy solicitada en cualquier itinerario de Andalucía, esta dentro del selecto grupo de ciudades monumento como Granada, Sevilla y Córdoba. Durante el día se puede apreciar como los autobuses llegan y los visitantes se apoderan de la ciudad y la recorren explorando todos los rincones, ya por la tarde la ciudad se convierte en un lugar tranquilo.

Una de las instantáneas mas famosas es la del impresionante Tajo de Ronda, que es atravesado verticalmente por el rio Guadalevin y horizontalmente por el monumental “puente nuevo” , del que tenemos una impactante vista desde su parte mas alta, con casas colgantes al otro extremo y un tajo sobrecogedor. El tajo divide a Ronda en dos partes, por un lado la Ronda primitiva y Morisca, al otro la Ronda que fue creciendo a partir de la reconquista cristiana.

¿Que podemos visitar en Ronda?

Partiendo desde al Plaza de España accedemos al monumento mas representativo “ El Puente nuevo”, con bonitas vistas a las casas colgantes del otro extremo. Atravesando en puente accedemos al barrio árabe, y tomando la calle Santo Domingo nos conduce a la casa del Rey Moro, que es un palacio que alberga en su interior la mina de Ronda, volviendo calle a tras se encuentra la calle del beato y allí se encuentra la Iglesia de la Virgen de la Paz, que es la patrona de al ciudad, la calle del beato muere en la plaza del Gigante que asoma a un antiguo palacete musulmán, y a pocos metros se encuentra la Torre de Alminar de San Sebastián, que es una antigua mezquita.

Todo este trazado morisco es de lo mas pintoresco, transmitiendo sensaciones especiales. Hay una calle que destaca por encima de todas, es la calle de los Tramposos, que reúne toda la belleza de Ronda, es merecido un paseo tranquilo por esta calle que desemboca en la plaza Duquesa de Parcent, donde se allá uno de los edificios mas bellos de Ronda, “ La Colegiata de Santa Maria de la Encarnación” , una estructura compleja, con orígenes árabes y que se alza sobre un templo gótico.

Muy cerca se abre la plaza Mondragón donde se encuentra su palacio que fue mandado construir por Abomelic, rey de Ronda en 1314, esta construcción es actualmente es el museo Municipal y en su interior podemos ver que es de estilo mudéjar, con arcos de herradura, pasadizos, y bellos jardines muy característicos de la cultura árabe.

Antes de Abandonar el barrio árabe es precio visitar los baños árabes de bonita arquitectura y bien conservados. También podemos visitar el museo del bandolero.

En la Ronda nueva podemos visitar la plaza de toros de ronda, que es la mas veterana de España y una de las mas bellas, y que por ella han pasado los mejores toreros del momento y personajes tan ilustres como Orson Wells o Ernest Hemingway. En estas calles también encontramos La posada de las Animas que es un mesón de 400 años de antigüedad y que hospedo a Miguel de Cervantes.

Arcos de la Frontera

Pintores, escultores, fotógrafos, escritores, buenos cantaores y guitarristas han nacido en este suelo o se han afincado aquí, no en vano se le ha llamado en repetidas ocasiones la -ciudad de los poetas-. Arcos es un pueblo blanco y sereno, sujeto de una cumbre que lo hace espectacular.

Es un ciudad se singular belleza, que posee un conjunto histórico- artístico admirable, con viejos muros y calles de configuración morisca, con un alcázar militar de la época. Es una ciudad para descubrir sin prisas, penetrando en sus laberínticas calles y sus empinadas cuestas, curiosear por los patios y disfrutar de las vistas que nos muestran algunos de sus miradores.

El casco antiguo de la ciudad es un mezcla de la época del renacimiento y de la arquitectura árabe, por lo que se convierte en un lugar de contrastes, con bonitas iglesias, callejuelas moriscas, plazas con terrazas, capillas al borde de acantilados. Entre todos los monumentos destacan la Basílica menor de Santa Maria, que mezcla el estilo gótico y el renacentista, con una fachada principal impactante. El castillo de Arcos también se destaca, en el que se libraron mil batallas.

Gaucín, fuente de inspiración

Gaucín es un pueblecito de esos que no aparecen en muchas guías, pero que tiene algo que al viajero le cautiva, le hace soñar, tanto que numerosos artitas de distintas nacionalidades han fijado su residencia en Gaucín, donde se encuentran en un ambiente relajado, con un estilo de vida bohemio y armonioso con la naturaleza.

Bordeado por los ríos Guadiaro y Genal, el término municipal de Gaucín presenta una densa manta vegetal en la que se mezclan, en los lugares de mayor altitud, alcornoques, encinas, Algarrobos, castaños, acebuches y pinos, mientras que en las riberas de los ríos abundan los chopos, álamos, fresnos, sauces y olmos junto a plantaciones de naranjos, limones, ciruelos y membrillo, todo conformando un paisaje de vivos contrastes, un autentico oasis de naturaleza.

A los pies del castillo del Águila se levanta Gaucín, el recorrido es entramado, de calles estrechas y empinadas, calles con macetas colgadas, balcones con flores, con patios andaluces, todo sobre el blanco inmaculado de las casas, toda una recreación visual, con vistas espectaculares al campo de Gibraltar y en los días claros a Marruecos. En pueblo a sufrido una transformación y la actividad ha crecido con la llegada de nuevas gentes, motivando una oferta en restaurantes, bodegas y algún bar flamenco, también podemos realizar actividades al aire libre, como senderismo, montan a caballo, bañarnos el las pozas de los rios.

Las posibilidades son ilimitadas, con la costa del sol a tan solo 30 minutos, El parque natural de los Alcornocales a 15 minutos, Ronda a 45 minutos, Marbella a 1 hora. Realizar la ruta de los pueblos Blancos puede ser una buena idea y toda una aventura.

Grazalema: En el corazón del parque natural

Grazalema es uno de los pueblos más bellos de los que componen la Ruta de los Pueblos Blancos, posee el Premio Nacional de Embellecimiento y Mejora. La ciudad es de origen árabe, denominada Gran Zulema, de donde proviene su actual nombre. Son numerosos los atractivos turísticos de Grazalema, desde donde se pueden realizar excursiones a lugares bellísimos como el nacimiento del río Guadalete, al bosque de Pinsapos, a la Ermita de la Garganta., también practicar el alpinismo en las cumbres que pasan de los 1.500 mts. de altura.

El Parque Natural, declarado también Reserva de la Biosfera, destaca por sus relieves y valles de paredes verticales como la Garganta Verde, con una profundidad que alcanza los 400 metros. Además, ofrece una gran diversidad de especies animales y de vegetación; olmos, sauces y álamos son las especies que forman los característicos bosques galería siguiendo el curso de los ríos y arroyos, y que pueden contemplarse por ejemplo en el curso alto del río El Bosque. Todas estas especies, hasta un total de 90, están representadas en el Jardín Botánico El Bosque, que ofrece dos recorridos alternativos. Grazalema es un laberinto verde, un autentico pulmón para la zona.

Jimena de la Frontera y los Alcornocales

El Conjunto Histórico de Jimena es un vivo ejemplo de la arquitectura popular tradicional y la bereber dejando un rico legado histórico y cultural. El municipio de Jimena ha sido zona de tránsito de diversas culturas y por tanto sometida a diversas influencias estilísticas por lo que el contraste es variado y de buen ver. Enclavada entre la Serranía de Ronda y la Bahía de Algeciras, esta se ubica dentro del Parque Natural de Los Alcornocales, último bosque mediterráneo de Europa, donde la Naturaleza se encaprichó de la población. Por si nos queda alguna duda el visitarla es declarada Conjunto Histórico Artístico Nacional.

En los alcornocales en clima es llevadero, apreciándose la influencia del atlántico y del mediterráneo, con temperaturas suaves durante todo el año, con un ambiente tranquilo, con caminos que pasan por valles y gargantas, con suaves cerros que en primavera quedan pintados de flores, con lugares donde podremos practicar el senderismo, hacer rutas a caballo o bañarnos en alguno de sus ríos. Los Alcornocales son un legado de la naturaleza que siempre ha estado hay y tenemos que conocer.

El Gastor

Lo llama el Balcón de los Pueblos blancos, ya que desde su punto mas alto podemos observar todos los pueblos lindantes. En la villa encontramos casas blancas, calles estrechas, arquitectura tradicional andaluza, así es el Gastor, resguardado por el monte Algarin, formando un conjunto de gran belleza que cautiva a todos sus visitantes. Dentro de sus fiestas destaca la del Corpus en la que sus casas blancas se transforman de un mosaico de flores. Se pueden hacer rutas de senderismo y bicicleta, o visitar restos de una necrópolis romana y dólmenes milenarios. La vivienda del Famoso bandolero José Maria El Tempranillo todavía se conserva y la podemos visitar.

Bornos

Esta villa tiene un parecido con Arcos de la Frontera, aunque no es tan monumental, si que merece la pena una visita. En el camino hacia Bornos encontramos un paisaje de campiña, con cultivos en todas las inmediaciones, que gracias al pantano y las lluvias favorecen el sembrao. La estructura de la villa responde a las características comunes de estilo musulmán, levantando una fortaleza y alrededor viviendas para los campesinos. Un recorrido por el pueblo puede transportarnos a otros tiempos, con monumentos bien conservados como El Castillo Palacion de los Rivera o el monasterio de los Jerónimos.

Olvera

Erguido sobre un monte se encuentra este pueblo blanco, facilitándonos una visión de toda la serranía gaditana en toda su extensión. El trazado de Bornos no cambia mucho del resto de los pueblos blancos, aunque el carácter defensivo de esta villa se palpa, con el castillo árabe dominando la parte mas alta y bajo el un trazado de calles blancas y estrechas que rebosan historia. Si queremos explorar sus alrededores podemos visitar El Peñón de Zaframagon, declarado reserva natural y que une la campiña con la sierra

Setenil de las Bodegas

Tiene similitudes con otros pueblos blancos, aunque hay algo que lo distingue, esa originalidad se lo da la arquitectura de sus casas, que han sido excavadas en la roca, y que en algunos casos la roca sirve de tejado de las mismas, es original pero insólito, aunque el blanco inmaculado de sus casas es su referente como pueblo blanco que es. Setenil de las Bodegas tiene es merecedora de un tranquilo y placido paseo por sus calles blancas y floreadas, donde encontramos rastros mudéjares y un castillo fortaleza con dos cámaras. A tres kilómetros encontramos las famosas ruinas romanas de Acinipo. Setenil no solo entra dentro del itinerario de La Ruta de los Pueblos Blancos, también entra dentro de la Ruta de los Bandoleros que es menos conocida pero muy interesante, de gran interés ecológico y cultural.

Zahara de la Sierra

Es uno de los pueblos Blancos mas espectaculares, ubicado a los pies de un pantano y encaramado en un gran roca, tiene todos los alicientes para hacer un recorrido. Los árabes ya lo llamaron Zahara, que significa Flor, sus calles se puede decir que son las mas estrechas y empinadas de todos los pueblos blancos, y este mismo encanto han convertido a Zahara de la Sierra en un lugar turística. En las proximidades de Zahara empieza el famoso camino a la famosa excursión de la Ganta Verde

Un poco de historia: En el castillo de Zahara ocurrió algo insólito, en el año 1282 tuvo lugar el encuentro entre Alfoso X y Aben Yusef, el rey cristiano le pidió ayuda al rey árabe para luchar contra su hijo Sancho IV. Podemos visitar la torre del castillo donde tuvo lugar el encuentro, sin duda un lugar especial, desde donde obtenemos vistas de todo el valle mientras pensamos que hace siglos en este lugar el rey cristiano solicito ayuda al rey árabe.

El Bosque

El Bosque: Ubicado en la falda del monte Albarracin, y como su propio nombre indica, su entorno natural es envidiable, con frondosos bosques de pinos y alamedas, siendo la puerta de entrada a la parte occidental del parque natural, donde se pueden realizar multitud de aventuras, como la pesca, la caza, senderismo, rutas en bicicleta, o el ala delta, que es considerado un lugar perfecto para la practica de este deporte.

Castellar de la Frontera

Cuando hablamos de Castellar de la Frontera, siempre se habla del viejo. Desde lo lejos podemos divisar el castillo con una oscura he imponente silueta, a su alrededor casitas blancas y unas vistas impresionantes de la toda la bahía de Algeciras, el peñón de Gibraltar, la costa de África y otros pueblos que lo rodean. El castillo es un ejemplo de conservación y acoge en su interior un autentico pueblo, estando aun habitado con unas 70 familias, con tabernas de flamenco y restaurantes, sin duda es para verlo, lo que antes era un bastión que libro mil batallas ahora es un lugar pintoresco con cierto ambiente hippie.

  • Casa Rural con encanto

    Grazalema
    3 Dormitorios / 2 Baños / Piscina vallada / Piscina privada
    Precio por semana: 600 € - 1450 €

    Preciosa casa rural en la sierra de Grazalema en una finca de 7.000 m2 en plena naturaleza para disfrutar de unas vacaciones plenas.

    Referencia: RG-1